Rusia lanza su propio Registro Nacional de personas con VIH

Rusia lanza su propio Registro Nacional de personas con VIH
Publicado:

El 1 de enero de este mismo año, el Ministerio de Salud de Rusia ha puesto un marcha una nueva medida a través de la cual las personas que tengan VIH tendrán que apuntarse en un Registro Federal, según el medio Newnownext. De esta forma, tanto el Sistema Sanitario como el Gobierno sabrán quiénes padecen VIH y, a consecuencia, quiénes podrían llegar a padecer SIDA en un futuro, si no siguen el tratamiento adecuado.Según el portavoz del Ministerio de Salud ruso, Oleg Salagai, en unas declaraciones recopiladas por el medio Tass, "cualquier persona diagnosticada con VIH debería estar interesada en ser incluida en este registro, ya que recibirá la medicina sobre esta base". Es decir, que en un primer momento la medida se lanza únicamente para controlar quién debe tomar los medicamentos pertinentes y, de esa forma, poder estandarizar todos los datos sobre la enfermedad.El viceministro de Salud, Sergei Krayevoi, también se ha pronunciado sobre el asunto. "La primera tarea, y la más importante, es evaluar y recoger toda la información posible sobre el número de pacientes con VIH que tenemos, qué tratamientos han sido dispuestos para ellos, y los medicamentos que les han sido prescritos", ha explicado. Sí es cierto que la tasa del VIH en Rusia es la más alta de Europa y, a su vez, una de las más altas del mundo. Y pese a los estigmas que pueda haber sobre la homosexualidad y el VIH, la principal vía de infección justo después del consumo de drogas son las relaciones heterosexuales.Según el ministerio, a día 3 de enero ya han sido registradas un total de 824.000 personas en este Registro Oficial, de los 850.000 pacientes diagnosticados. No obstante, algunos de los activistas que luchan por la erradicación del VIH han señalado que puede haber más de 500.000 casos no diagnosticados.El registro, por ahora, es voluntarioSe propuso hacer de este registro algo obligatorio, como ya es en Estados Unidos, pero tanto el Ministerio de Justicia como el Ministerio de Salud rechazaron esta propuesta. Fue el propio Salagai el que señaló que "el Ministerio de Salud no comparte la idea de que todos los pacientes deban ser incluidos en el registro en contra de su voluntad", abogando, así, por la privacidad y la intimidad de los propios pacientes y enfermos.Rusia no es el primer país que lo hace; Estados Unidos ya aplicó esta medida a finales de los noventa, siempre aludiendo buscar lo mejor para la salud de sus ciudadanos. Hubo mucha polémica, puesto que el tener que aparecer en un registro por una enfermedad que tienes, cuando es una enfermedad con tantos tabúes y estigmas como el VIH, puede llegar a ser bastante conflictivo. Además es obligatorio, nada de optativo. El problema no es hacer esos registros en sí, el problema real es cuál es la seguridad de estos registros. ¿Están los datos de los ciudadanos bien protegidos? ¿Nadie tendrá acceso a esa lista?En principio, esos registros deben servir solo para llevar un control de la epidemia, sin más. Es por esto que las únicas personas que deben tener acceso a los datos de los pacientes son los propios médicos encargados de suministrarles el tratamiento. Si alguien decidiera entrar a esos registros con métodos ilegales, y publicar esa información, probablemente más de un afectado por el VIH sufriría las consecuencias en su día a día. Y es que, aunque creamos que no, que ya hemos evolucionado como sociedad, seguimos teniendo mucho por aprender.Por desgracia, el virus del VIH sigue siendo un tabú en nuestra sociedad. Puede que tenga que ver con que su forma de contagio mayoritaria sea a través del sexo y, en sus inicios, del sexo entre dos hombres. Socialmente hay tanto desconocimiento que sigue estando muy mal visto tener VIH; es más, hay quien culpa al propio paciente de haberlo contraído por "imprudente", cuando ni siquiera sabe en qué circunstancias llegó a contagiarse. Incluso aunque la persona se hubiera contagiado manteniendo relaciones sexuales sin protección, es obvio que no lo hizo buscando ningún tipo de infección. Es exactamente lo mismo que culpar a alguien por tropezarse y romperse una pierna, aunque haya quien no pueda verlo así.La mejor lucha contra el VIH es la concienciaciónPara prevenir más contagios de VIH, uno de los puntos principales a realizar debería ser la concienciación social, la educación desde la escuela. Si no se conoce nada sobre el VIH, sobre lo que implica este virus, sobre lo que puede acabar generando... Difícilmente alguien va a querer tomar medidas para prevenirlo. Y es que nadie lucha contra algo que no existe.En Rusia se dedican cerca de 340 millones del presupuesto anual a la lucha contra el VIH y, por curioso que pueda parecer, absolutamente todo ese presupuesto se gasta en antirretrovirales (es decir, medicamentos posteriores al contagio). La Iglesia Ortodoxa tiene una fuerte presencia en Rusia, y ha afirmado en más de una ocasión que la única solución al virus del VIH son "los valores familiares"; es por esto que se niega en redondo a dejar que se lleve a cabo ninguna campaña relacionada con la prevención del VIH y el uso de preservativos.