Inglaterra: de la revolución burguesa a la revolución industrial

Inglaterra: de la revolución burguesa a la revolución industrial
Publicado:

Causas de la revolución burguesa en Inglaterra:

En sexto grado estudiaste que en la segunda mitad del siglo XVI el régimen económico y social de Inglaterra no difería mucho del existente en otros países de Europa: el feudalismo era forma imperante y el rey tenía un poder absoluto, es decir, decidía todos los asuntos del gobierno, declaraba la guerra y acordaba la paz; establecía impuestos, aplastaba las rebeliones populares, tomaba medidas que favorecieran la industria y el comercio, dictaba leyes e impartía justicia, nombraba los funcionarios del gobierno…
 
El absolutismo en esta primera etapa fue progresista porque:
 
-    limitó el poder de los señores feudales,
-    favoreció el desarrollo de la burguesía y la nueva nobleza y por tanto, de las nuevas relaciones de producción capitalistas.

Esta era la situación que predominaba en Inglaterra durante el reinado de la dinastía Tudor que gobernó a partir de 1485.
 
Durante esta etapa el Parlamento continuó funcionando, aunque se reunía pocas veces y su papel se limitó a aprobar las decisiones del rey.

Por tus estudios en sexto grado conoces que en Inglaterra, en los siglos XVI y XVII se produjeron transformaciones económicas: se generalizaron los cercados y los talleres manufactureros.

Estas transformaciones provocaron importantes cambios dentro de las clases sociales inglesas. ¿Cuáles eran las distintas clases de la sociedad inglesa principios del siglo XVII?
 
En la mayor parte del territorio inglés, sobre todo en norte y oeste del país, predominaban los señores feudales, laicos o eclesiásticos, que mantenían en sus tierras formas atrasadas de producción con técnicas que se venían usando desde hacía siglos. La producción de estas tierras no se destinaba al comercio.

Estas tierras eran trabajadas por los campesinos dependientes  que tenían que pagar rentas e impuestos. En la parte sur y este predominaba la nueva nobleza, que como conoces se diferenciaba de los antiguos señores feudales, pues producía para el comercio, vendía lana y otros productos en el mercado de la ciudad. Además, contrataba campesinos que le trabajaban las tierras o le cuidaban las ovejas a cambio de un salario, eran jornaleros agrícolas.